HISTORIA DE VILLAPALACIOS

_______________________Primer testamento de Jerónimo de Aliaga. Lima, 1547

a Jerónimo de Aliaga ha sido uno de los personajes más relevantes de la historia de Villapalacios, tal y como pone de relieve la biografía que se publica en esta misma página.

 

 


Testamento que otorgó el Capitán Hyeronomo de Aliaga, en la ciudad de los Reyes, a catorce de mayo de mill y quinientos e cuarenta y syete años, por ante Baltazar Vasquez, escribano publico.

 

a TRANSCRIPCIÓN:

"En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espiritu Santo, tres personas y una Divina Esencia, y de la Gloriosísima siempre Virgen Nuestra Señora Santa María, su Bendida Madre, manifiesto sea: que en pena de la primera culpa fue establecida la muerte de todos los hombres, y ninguno dubda ser la más natural y cierta cosa que tenemos, pues Jesucristo Nuestro Señor, Dios y hombre verdadero, por remediarnos la quiso recibir, en el Santo Arbol de la Cruz; considerando, como por esta habemos de ser llamados cuando a él pluguiere, y que ante su Divina Magestad será cada uno juzgado según sus obras, porque que nos será demandada, en el más alto Tribunal y Supremo Juez y Señor de todos, ante quien están manifiestas las cosas más ocultas de nuestros corazones; y que aunque nuestras culpas sean grandes su misericordia es infinita, y por ella vino a llamar y redimir los pecadores, y esperando que habrá misericordia de nosotros, y no permitirá que se pierda su obra, y deseando enderezarme al camino de verdad de vida, que es el mismo Dios Nuestro Señor.

Y entiendo que para ello es cosa no solamente conveniente, sino muy necesario, disponer en el este mundo lo que nos encomendó, dejandolo en el mejor orden, y concierto que hubiere; por ende, invocando lagracia del Espíritu Santo, hago y ordeno mi testamento, por el qual quiero que sepan todos los que lo vieren y entendieren, como yo GERÓNIMO DE ALIAGA Escribano Mayor del Reyno de la Nueva Castilla, llamada Perú, vecino al presente en esta Cibdad de los Reyes, natural que soy de la Cibdad de Segobia de los Reynos de España, hijo legitimo que fui y quede de Juan de Aliaga y de Francisca Ramírez, su mujer, mis señores padre y madre difuntos, que hayan gloria, vecinos que fueron de la dicha ciudad de Segovia, estando sano, en mi juicio y entendimiento natural, qual Nuestro Señor, fue servido de me dar, creyendo como creo firmemente la fé y confesándola, como la Iglesia Santa Católica de Roma la tiene y confiesa, y se predica y se contiene en el Credo que hicieron los Santos Apóstoles, y en que la Iglesia Santa canta, y en los Siete Sacramentos de ella, por la qual fé estoy aparejado para morir en ella, y por ella espero salvarme, y así protesto desde agora para el artículo postrimero del morir y vivir en esta Danta Fé, sin la qual ninguno puede ser salvo, y con esta protestación y firme propósito, y en este deseo de vivir y morir, como tengo dicho, y desde agora ofrezco mi alma a la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Sancto, un solo Dios verdadero, que la crió y redimió y alumbró por su Clemencia, la quiera colocar en su Reyno, por los meritos de su Santísima Pasión, y le plegue poner entre su justo juicio y mis culpas, a su Generosísima Madre siempre Virgen Santa María y Señora Mía, a quién suplico, que pues es la verdadera abogada de los pecadores, que interceda por mí, poniendo ante mí alguno de sus infinitos méritos, para que no sea juzgado según mis culpas; y encomiendo mi alma a los Bienaventurados Angeles San Miguel, y a los Santos Patriarcas y Profetas, con el Santísimo San Juan Bautista, y a los Apóstoles, San Pedro y San Pablo, Príncipes de la Iglesia, y a todos los otros Santos y Santos de la Corte Celestial, y mando mi cuerpo a la tierra donde fue formado, etc.

I les nombro por mis hijos lejítimos y naturales, de lejítimo matrimonio nacidos, y mis herederos forzosos, a Hyerónimo de Aliaga y a Alonso de Aliaga, a los quales instituyo por mis herederos, y quiero y es mi voluntad, que como tales hayan y hereden mis bienes y hacienda, en esta forma: que al dicho Hyerónimo de Aliaga, es mi voluntad, que porque haya memoria de mí pueda hacer casa, para que sus hermanos y descendientes puedan tener en ella reparo y abrigo, y los pueda mejor favorecer, y honrarle mejor, en el tercio y remanente del quinto de mis bienes, y nombro para la dicha mejora lo siguiente: Una casas principales en que yo moro, que han de linderos de la una parte casas de Dn. Antonio de Ribera, y de la otra cassa del Veedor García de Salcedo, y de la otra la Calle Real, con su huerta y corral, y con todo lo demás a ello anexo y concerniente.    

ITEM, un molino que está frontero e la dicha casa e río, desta ciudad, con dos ruedas, y con el solar y solares cercaos y por cercar, que está junto a él, con todo lo a ello anexo y comperteneciente; y porque no estoy cierto si cabe más en el tercio y remanente del tercio y quinto de los dichos mis bienes, quiero y es mi voluntad, que si más cupiere, se le dé al Hyerónimo de Aliaga, mi hijo, en las casas que yo tengo y poseo, con sus tiendas citas junto a la Plaza e esta dicha Cibdad, que han por linderos de una parte tiendas, que le dí a la capellania de Sancto Domingo, y de la otra las casas de Juan Navarro, y e la otra la Calle pública de la dicha Iglesia Mayor e esta Cbdad, y si más cupiere, quiero de se le dé una chácara que yo tengo junto a esta cibdad, que ha por linderos, e una parte chácara de Martín Pizarro, y por la otra parte del río de esta Cibdad, la qual dicha mejora e tercio y remanente de quinto doña Beatriz de Medrano. Mi mujer, y es mi hijo mayor, descendiente por línea recta masculina de varón, y a sus descendientes varones, uno en pos de otro; y si faltara en esta sucesión, que suceda en esta dicha mejora del tercio y quinto Alonso de Aliaga, mi hijo lejítimo y de la dicha mi mujer, y su hijo mayor, descendiente por la dicha vía recta masculina de varón, y así sus descendientes varones, sucesivamente varones, uno en pos e otro; faltando varones, que sucedan en el dicho vinculo y mejora las hembras, y excluyendo la hembra, con tanto que sucediendo este dicho mayorazgo, y sucediendo en hembra, y si la tal hubiese hijo varón, el tal lo herede y suceda. Y faltando los dichos mis hijos y sus descendientes arriba declarados, suceda el dicho mayorazgo, y sucediendo en hembra, y si la tal hubiese hijo varón, el tal lo herede y suceda. Y faltando los dichos mis hijos y sus descendientes arriba declarados, suceda el dicho mayorazgo el pariente más propincuo, el quel sea Lorenzo de Aliaga, mi hermano, que está en los Reynos de España al presente, y sus hijos varones descendientes como está dicho; y faltando el dicho Lorenzo de Aliaga y sus hijos varones suceda Alonso Ramírez, mi hermano, que está en los dichos Reynos de España, y sus hijos varones, y por defecto de varones, hembras, según y como está declarado arriba. Y porque mi voluntad es que el que sucediese en este mayorazgo, y mejora, se llame y nombre le apellido Aliaga, y no se llamando así no puede haber ni heredad la dicha mejora, quien sea varón quien hembra.

ITEM, mando que si Hyerónimo de Aliaga, mi hijo legitimo, muriese dentro de los catorce años, hayan sus bienes y haciendas el Hyerónimo de Aliaga, mi hijo lejitimado, y si ambos a dos murieran entro de los catorce años, los hayan Juan de Aliaga, mi hijo, y si el dicho Juan de Aliaga, muriese dentro de los catorce años, que hayan los dichos sus bienes el dicho Hyerónimo de Aliaga y el dicho Alonso de Aliaga, por partes iguales partes, y si todos tres murieses dentro de los catorce años, que haya los dichos bienes Hyerónimo de Áliaga, mi hijo natural, y si todos quatro mueriesen dentro de los catorce años, quiero y es mi voluntad hereden los dichos bienes, por iguales partes, Alonso Ramírez y Lorenzo Aliaga, mis hermanos y María de Aliaga y Catalina Ramírez, mis hermanas, por iguales partes, tanto el uno como el otro.

I revoco y anulo y doy por ninguno y de ningún valor e efecto cualquier testamento y última voluntad que antes que este haya hecho y otorgado, lo qual quiero no valga, salvo este que al presente hago y otorgo, quiero que valga por mi estamento y última volunta, en aquella vía y forma que mejor de derecho haya lugar. En testimonio de lo qual otorgué ante el presente Escribano y testigos de Yuso escriptos. Que es fecha y otorga en la dicha ciudad de los Reyes, en catorce del mes de Mayo, año el Nacimeinto e Nuestro Señor Jesucristo de mill quinientos y cuarenta y siete años, y lo firmé de mi nombre y en cada plana eché una rúbrica e mi señal, y vá escripto en estas ocho hojas e papel, con esta que va mi firma : Hyerónimo de Aliaga.

El qual dicho testamento iba y está escripto en siete hojas y una plana de otra, y al fin de la plana una firma, que dice: Hyerónimo de Aliaga.

I a la vuelta de la plana unos autos, en torno a la firma del dicho Hyerónimo de Aliaga, y otras ocho firmas, y al fin, firmado de un nombre entre os rúbricas, que dice: Baltazar Vásquez, Escribano público, según por ello parece, que dice así: En la ciudad de los Reyes a quince e Mayo, año el Nacimiento de Nuestro Salvador Jesucristo e mill y quinientos y cuarenta y siete años, por ante mí, Baltasar Vázquez, escribano e su Magesta y Público del número de esta dicha ciudad, y de los testigos de Yuso escriptos, pareció presente Hyerónimo de Aliaga, vecino e esta dicha ciudad y escribano Mayor de los Reynos de la Nueva Castilla, Provincias del Perú, y presentó ante mi el icho Escribano esta escritura cerrada y sellada, la qual dijo que era su testamento y postrimera voluntad, y por tal lo otorgaba y otorgó ante mi el icho Escribano; y nombraba y nombro por sus albaceas y herederos a los en ella contenidos. I revocaba y revocó, y dio por ninguno y de ningún valor ni efecto, cualquier testamento o testamentos que antes de este hubiere hecho u otorgado, los quales quería que no valgan, salvo éste que al presenta hacía y otorgaba y quería que valiese por su testamento y postrimera volunta, en aquella mejor manera y forma que podía y de Derecho ebía y lo firmó de su nombre, siendo presentes por testigos: Juan Romo y Juan de Lastres y Simon de Alcate, Escribano de Su Magestad, y Diego de Ochoa de Lazacárraga y Juan de Ortega y Juan de Vallejo y Pedro González de Landa, estantes en esta dicha ciudad. I porque el dicho Eneida no supo firmar, firmó por el un testigo.-   Hyerónimo de Aliaga.- Simón e Alcate.- Domingo de Ortega.- Juan Romo.- Por testigo: juan de Ortega, Juan de Lastres. Por testigos Pedro González de Landa.- Juan Vallejo.- Simón de Alcate.

Y yo el dicho Baltazar Vásquez, escribano de su majestad, público y del numero de esta ciudad, presente fui a lo que dicho es, con los dichos testigo,. Y doy fe que conozco al dicho otorgante, y en testimonio de ello otorgo, y por ende fice aquí mi signo usual, en testimonio de verdad, Baltazas Vásquez, Escribano público.

Concuerda este traslado con las cláusulas, pie y cabeza del testamento de Hyerónimo de Aliaga, que se halla inserto en el testimonio de que llevo hecha relación, que devolví al doctor Francisco de Aliaga y Colmenares, y va cierto y verdadero, corregido y concertado, a que me refiero, y para que conste en virtud de los pedido y mandado en la petición y decreto que va por cabeza, doy el presente, en la ciudad de los Reyes del Perú, en ocho de Julio de mil setecientos sesenta y un años.- Orencio de Azarrunz, Secretario de su Magestad.

 

a COMENTARIO:





fff APUNTE:

 



a
Volver a documentos

INICIO -, /- , TEMAS.., /,. PERSONAJES,../ , , DOCUMENTOS,,b,/ , ,IMÁGENES ,,/ .. ARTÍCULOS ,,/ ,, CRONOLOGÍA ,,/,, ENLACES,,,/,, MAPA WEB