Historia de Villapalacios. Temas.
Más de cuatro siglos de noticias de la Hermandad de la Virgen del Rosario de Villapalacios (1603-2019)

07 de octubre de 2019. Por José Ángel Montañés Bermúdez

 

 

 

1936iiiiiii 2019a Imagen de la Virgen del Rosario de Villapalacios, hasta 1936, a la izquierda, en la única fotografía conocida de esta talla que fue destruida durante la Guerra Civil. A la derecha, la Virgen actual, preparada para procesionar el domingo 6 de octubre de 2019. / JOAQUINA RESTA

 

 

NOTICIAS DE 1939 Y 2019, PERO TAMBIÉN DE LOS SIGLOS XVII Y XVIII

La Guerra Civil (1936-1939) supuso una ruptura enorme con la España que había existido hasta entonces. Nada ni nadie volvió a ser como antes de julio de 1936, ya que tres años de guerra marcaron a todos los españoles para siempre. En Villapalacios, también. Tras la guerra hubo que rehacer muchas de las cosas que el conflicto había alterado: sobre todo la economía, a nivel de subsistencia, para poder salir adelante en una España devastada; pero también las relaciones sociales con familiares, vecinos y amigos.

Entre las muchas cosas que hubo que recomponer tras la guerra fue recuperar el ambiente religioso que se había alterado enormemente esos años. De hecho, la iglesia de Villapalacios no solo fue saqueada en uno más de los ataques iconoclastas que se sucedieron en toda España: el 1 de septiembre de 1936, tal y como quedó plasmado en La Causa General que se siguió tras el final de la guerra: Fue saqueada la iglesia parroquial en su totalidad, destruyendo altares y retablos e incendiando imágenes y ropas, objetos de culto y parte del archivo parroquial. También fue ocupada y utilizada como tienda, sobre todo carnicería, para vender alimentos.

Ante una situación así, fue normal que cualquier manifestación religiosa quedara relegada al ámbito doméstico. De hecho, muchas personas se llevaron a sus casas las imágenes que no se quemaron, según se asegura en Villapalacios. Una de las hermandades que desapareció durante los tres años del conflicto fue una de las de mayor tradición e historia de la localidad: la Hermandad de Nuestra Señora del Rosario, en la que casi siempre las mujeres de la han tenido un papel protagonista.

Las cofradías y hermandades son "asociaciones de personas, hombres y mujeres, clérigos y laicos, pertenecientes o no a una misma profesión, gremio, o estamento social que se unen para diferentes fines: piadosos, benéficos, profesionales, sociales, políticos, recreativos, penitenciales, etc., con una organización más o menos amplia y determinada y bajo la advocación de un santo patrón o protector”, según la definición que la mayoría de los investigadores utilizan. (1)

En cuanto a la diferencia entre cofradía y hermandad y lo que significa una y otra que normalmente se utiliza de forma indistinta, lo aclara el Derecho Canónico que considera que la asociación constituida a modo de cuerpo orgánico que tiene por fin ejercer obras de caridad o de piedad es una hermandad; pero si esta hermandad se dedica al culto público recibe el nombre de cofradía. Por lo que existen hermandades sin ser cofradías, pero también cofradías que no son hermandades. (2)

En 1939 un grupo de mujeres decidieron recuperarla y dedicarse a la Virgen tal y como se ha conservado en el libro que todavía está en posesión de las hermanas. Seguro que ellas participaron en las reclamaciones de poder reparar el templo, muy afectado durante el conflicto, y la compra de imágenes para sustituir las que habían sido destruidas durante la guerra.

 

libro1 mmlibro2
Primera página del registro de la Hermandad de Nuestra Señora del Rosario de 1939 y lista de las primeras hermanas.

Por ese libro sabemos que la presidenta de la hermandad recuperada en 1939 fue Iluminada Garrido Vidal, la tesorera Enriqueta Pajares Resta y la secretaria Juana Quijano López. No sabemos si alguna de ellas o las tres repetían el cargo que sin duda tenía antes del conflicto en la Hermandad. En el año en que la Hermandad volvió a la actividad contó con 205 hermanas.

Iluminada Garrido fue una activa maestra llegada muchos años antes desde La Gineta, posiblemente después de ser destinada a Villapalacios como docente de niñas. En 1928 ya estaba en Villapalacios puesto que el 14 de julio de ese año se casó con Melquiades Segura López (ella con 49 años y el con 44). Las tres mujeres ejercieron sus cargos hasta 1952 en el que se renovaron los cargos. (3)

 

firma
Firma de Iluminada Garrido en una de las actas municipales de educación.

Entre las primeras hermanas, según la siguiente página de ese registro que ha llegado hasta nosotros y bajo el epígrafe de "Celadoras": 1. Iluminada Garrido, 2. Visitación Linares, 3. Juana Quijano, 4. Delia Pajares, 5. Heliodora Bueno, 6. Maria Josefa Hinarejos, 7. Concha Rodríguez, 8. Fabiana Resta, 9. Campos Rodríguez, 10. Juana Montañés, 11. Sara Resta, 12. Alice Pardo, 13. Flora Garrido, 14. Ángeles Linares.

Desde entonces estas han sido las mujeres que han estado al frente de esta asociación religiosa, según los datos proporcionados por la actual presidenta Joaquina Resta García:

Desde 1952 hasta 1990:
Presidenta: Juana Quijano López
Tesorera: Petra Serrano Resta. Tras fallecer en noviembre de 1984, el puesto quedó sin cubrir.
Secretaria: Gloria Pajares Fernández

Desde 1990 hasta 2003:
Presidenta: Iluminada Pardo Jiménez
Tesorera: María Rubio. Desde 2001 Maria Luisa Blázquez García
Secretaria: Gloria Losa Serrano.

Desde 2003 hasta 2012:
Presidenta: Tomasa Ruíz Garrido
Tesorera: María Luisa Blázquez García
Secretaria: Dolores Cano Marqueño.

Desde 2012 hasta 2014
Presidenta: Tomasa Ruíz Garrido. En funciones
Tesorera: Irene Simarro González
Secretaria: Joaquina Resta García

Desde 2014 hasta la actualidad:
Presidenta: Joaquina Resta García
Tesorera: Irene Simarro González. Desde 2017 Gregoria Beas
Secretaria: Joaquina Quijano Resta

En la actualidad cuenta con 259 hermanas (54 más que en 1939); un buen número teniendo en cuenta la despoblación generalizada que ha vivido la localidad en las últimas décadas.


En el libro de fundación de la Hermandad constan dos visitas pastorales en las que se les tomaron las cuentas: el 23 de noviembre de 1956 y el 26 de mayo de 1961. En las dos se les ordena lo mismo: “Llévense al día las cuentas y todos los años preséntese a la revisión del Reverendo señor arcipreste. Con el beneplácito del reverendo señor cura”.

Con ocasión de los 80 años de historia reciente de esta Hermandad (1939-2019), la primera semana de octubre de 2019, como ha sido costumbre en todos esos años, se han celebrado los habituales triduos, penitencia comunitaria, se ha rezado el rosario, se ha hecho la ofrenda floral a la Virgen, pero también, se han programado conciertos, comidas de hermandad e incluso dos sainetes de teatro que se han podido ver en el Salón del Cura.

El punto culminante ha sido el domingo 6 de octubre, víspera del día dedicado a esta Virgen, una solemne misa y procesión que ha terminado, por segundo año consecutivo, con la suelta de un enorme rosario de globos blancos y azules; una serie de actos que han contado con el respaldo e impulso incondicional del cura párroco Alejandro Márquez Rubio.


hermandas2018La Hermandad de la Virgen del Rosario tras la procesión de 2018, a las puertas de la iglesia de San Sebastián de Villapalacios, junto al sacerdote Alejandro Márquez Rubio. / FOTO DE HARVEL COREA


La talla actual de la Virgen del Rosario se adquirió en 1940, junto al resto de piezas para sustituir a las que fueron destruidas al comienzo de la guerra. Es una talla de escayola que tenía un aspecto diferente al actual ya que fue sometida a un proceso de restauración en 1991. Tenemos varias fuentes que aportan una información valiosa sobre este asunto.

Por un lado, un escrito realizado por el cura de entonces Miguel González que escribió el 15 de septiembre de 1993:

"Las imágenes que hay en la parroquia, tienen muy poco valor artístico, se puede decir que ninguno. Tienen el valor histórico y sentimental de ser la reposición de las antiguas, destruida en la guerra civil, cuando no habia dinero ni talleres de calidad; así la mayoría son de escayola y alguna de pasta de madera".

Tras anunciar que se comenzó a restaurar la Virgen del Rosario en 1991, prosigue:

Como ya le habían tomado cariño prefirieron las mujeres de la Hermandad del Rosario restaurarla en vez de reponerla por otra de mejor calidad. En el taller de Gabriel Cantalapiedra de Valencia se hizo la restauración: dorándola primero con pan de oro y policromándola y estofados después. También se le puso una corona metálica dorada con oro de 14 kilates. Costó el dorado, policromía y estofados 165.000 y 95.000 la corona"

Aportando datos valiosísimos, como el taller que lo restauaró: el de Gabriel Cantalapiedra de Valencia; en qué consistió: dorado con pan de oro, policromía y estofado. Y luego la coronación con una corona que antes no tenía de oro de 14 kilates. Por último, el precio: 165.ooo pesetas la pintura y dorada y 95.000 pesetas la corona. O lo que es lo mismo: 993 euros y 572 euros, respectivamente, de 1991. (4)

Pero tenemos más información sobre la talla y su restauración: siete fotografías realizada durante el proceso. Son estás, en las que es posible ver la imagen de la Virgen tal y como era antes de la intervención y los trabajos de dorados y estofados:

 

1bnv3n1d n3

v1ii4biiv7ii2019a

Proceso de restauración llevado a cabo en Valencia de la talla de la Virgen del Rosario en 1991. Dorado, policromado y estofado, en las cuatro de arriba. Abajo, la imagen, tal y como era hasta 1991, a la izquierda. Las dos del centro, tal y como quedó la imagen tras la restauración. A la derecha, coronada y lista para salir en procesión el 6 de octubre de 2019. / FOTOGRAFÍAS SIN AUTOR CONOCIDO (las siete primeras) / JOAQUINA RESTA


En la actualidad esta imagen está situada en el interior de la sacristía, junto a la mayoría de las tallas de la iglesia, pero no ha estado siempre allí. Durante siglos, la Virgen del Rosario ocupó uno de los altares situadas en el cuerpo de la iglesia y luego un lugar destacado en el presbiterio, como veremos más adelante.

Pero las noticias sobre la Hermandad sobrepasan, con creces, estos 80 años de vida reciente. Repasemos las noticias que conocemos hasta la fecha de la Cofradía / Hermandad del Rosario.

La primera noticia que disponemos es de 1603, por un motivo nada religioso. Un año antes, el 18 de agosto de 1602, las autoridades locales y vecinos de Villapalacios acuerdan prohibir las corridas de toros en la Plaza Mayor, como “se acostumbran a hacer” al estar junto a los “lugares sagrados” de la iglesia y del cementerio. En ese momento la iglesia lo acababa de prohibir bajo “pena de excomunión”.

toros
Corrida de toros en la plaza mayor de Villapalacios anterior a 1925 (por no estar construido el pilón).
/ FOTO PROPIEDAD DE LA FAMILIA DE EDELMIRO PAJARES.


La alternativa la celebración de los toros, a partir de entonces, “en la plaza del Torrejón, en el castillo de fortaleza de esta villa”, dedicado a San Miguel, un importante edificio, sin duda, del que no nos ha llegado resto alguno (5).

El junio de 1603 los representantes municipales realizan un pleno en el que dice:

"Como en esta villa sea costumbrado que la cofradía de Nuestra Señora del Rosario que se instituyo en esta villa a hacer por el día del 8 de septiembre [Virgen de la Natividad de María] en cada un año una fiesta con soldadesca de moros y cristianos y una fiesta de toros de manera que en la comarca se entienda y sepa el cuidado que en esta villa se tiene y devoción a la dicha cofradía”.

Para que hiciera de capitán cristiano se nombra a uno de los regidores de la villa, Sebastián López y como capitán moro a Francisco Manuel de Lodeña, el alcalde de entonces, dando cuenta de la importancia de la celebración. (6)

Pero hay más noticias, siempre de una forma indirecta:

En 1631 María Romera, viuda de Antón de Castilla, es enterrada en el interior de la iglesia (el lugar destinado hasta la construcción del cementerio en 1862). Entre las mandas que deja escritas: 177 misas para ella, su marido y familiares. También que se coloque un cuadro de Santa Ana en el altar de nuestra señora del Rosario "donde este siempre".

Romera también estipula que se ha haga un velo para el altar de nuestra señora del Rosario de "tafetán con flecos de seda del valor que ordenasen sus albaceas”. Además, estipula que se donen dos ducados a las tres cofradías que entonces había en Villapalacios: la del santísimo Sacramento, la de la Veracruz y la de Nuestra Señora de la Virgen del Rosario. (7)

Unos pocos años después, en 1676, una visita pastoral desde la Vicaría de Alcaraz, comienza, como es prescriptivo, con una misa y continúa con un repaso del estado del edificio y de los libros. Cuando se describe el interior del edificio y se van enumerando los altares se dice: “al otro lado, altar de Nuestra Señora del Rosario con cofradía”.

En el repaso de las cofradías se detiene en la del Rosario:

"Cofradía de Nuestra Señora del Rosario. Su mayordomo Francisco Martínez Solano. Visitáronse las cuentas que la cofradía toma cada año y por ultimo alcance fue dicho mayordomo alcanzado en quatrocientos y ochenta y nueve reales y veinte y dos maravedis y mas un toro de una manda. Tiene ocho cenzos que estan en el archivo que se mandaron reconocer y echar una peana en que estubiese nuestra señora y se dorase". (8)

Por lo que vemos que, entonces, la dirección de la Hermandad no era exclusivo de una mujer. Tampoco lo era años después, en 1738 Miguel Martínez, mayordomo de la cofradía de Nuestra Señora del Rosario reclama deudas a varios vecinos. (9)

 

 

2019B
La Virgen de Nuestra Señora del Rosario, preparada para salir en procesión en 2019,
víspera de su festividad el 7 de octubre. / JOAQUINA RESTA

 

Al año siguiente, en 1739 en una nueva visita pastoral se repasa la situación de las cofradías. Tras la del Santísimo (13 escrituras de censo y 6.512 reales de capital) sitúa la cofradía del Rosario (10 escrituras de censo y 2.846 reales su capital). Además, menciona que cuenta con unas tierras que rentan dos fanegas y media de trigo al año. Por detrás aparece la cofradía de la Veracruz (1 escritura de censo y 300 reales de capital). (10)

Las respuestas que se produjeron en 27 de mayo de 1753 motivadas por el Catastro de la Ensenada son la información más extensa que tenemos sobre la cofradía de Nuestra Señora del Rosario. En el interrogatorio que se lleva a cabo al estado eclesiástico las respuestas a las preguntas las responde Polonia Martínez, como mayordoma de la cofradía:


Memorial que yo Polonia Martínez vecina de esta villa como mayordomo que soy de Nuestra Señora del Rosario, en cumplimiento de las ordenes comunicadas del estado eclesiástico secular y regular y de lo prevenido en el bando mandado. Publicado en esta provincia de la mancha gobernador militar y político de la villa de Almagro como las mismas circunstancias y requerimientos y formalidades que pudiere aquí se contenidas en la forma siguiente.

Y sigue la relación de bienes en este momento propiedad de la cofradía: un trozo de tierra en el sitio del Chorrillo que linda con camino del Ruidero, otra de secano en el sitio del Prado de Martín López, a media legua de la población, que linda con tierras de las monjas franciscanas de Alcaraz; otra pieza en Matallana, que linda con vereda de Cantos Blancos, dos más en la Peñuela, cuatro piezas más de tierra que no están arrendadas y por lo tanto no producen beneficio y no las declaran y, además, como dato curioso, el producto de tres colmenas. (11)

Ya se explicaba más arriba. La Virgen del Rosario ocupó uno de los altares situados en el cuerpo de la iglesia. Cuando todos se eliminaron durante la restauración a que fue sometido el edificio entre 1978 y 1979, pasó a ocupar un lugar destacado en el presbiterio, junto al alta mayor. Y allí estuvo hasta 1985 momento en el que fue sustituida por una nueva Virgen: Santa Maria de Villapalacios, tras ser adquirida en ese año por el sacerdote Miguel González. El mismo lo puso por escrito:


"Como la imagen de la Virgen del Rosario, que presidía en el presbiterio, era de escayola, no entonaba con el conjunto del templo, encargué una talla de madera de estilo gótico, parecida a la que hay en el coro de la catedral de Toledo, tantas veces contemplada en mis años de seminarista. Pienso que se la puede denominar Santa Maria de Villapalacios. Fue bendecida el 18 de mayo de 1985, domingo, festividad de la Ascensión del Señor al Cielo. Villapalacios, 19 de mayo de 1985". (12)

 

 

 

 

G NOTAS

(1). Silvia María Pérez González, Nuevas aportaciones al estudio de las cofradías y hermandades en la Castilla Bajomedieval, en Hispania Sacra, 138, p. 503-520.

(2). Ibidem.

(3). Libro de matrimonios de Villapalacios 1924-34 , fol. 99 v. Archivo Parroquial de Villapalacios.

(4). Libro de visitas pastorales, 1952-2012, fol. 36. Archivo Parroquial de Villapalacios

(5). Libro de Actas (1585-1612), folio 109 v.-111. Archivo Municipal de Villapalacios.

(6). Libro de Actas (1585-1612), folio 109 v.-111. Archivo Municipal de Villapalacios.

(7). Mandas testamentarias de Maria Romero, 1631. Archivo Diocesano de Albacete, Villapalacios.

(8). Visita pastoral de 1676. Vicaría de Alcaraz. Legajo 23. Expediente 19, Archivo Diocesano de Albacete.

(9). Miguel Martínez, mayordomo de la cofradía de Nuestra Señora del Rosario, reclama deudas a varios vecinos, 1738. Archivo Diocesano de Alcaraz,

(10). Visita pastoral de 1739.Vicaría de Alcaraz. Legajo 23. Expediente 1, Archivo Diocesano de Albacete

(11). Catastro de la Ensenada. Villapalacios. Memoriales eclesiásticos. No 602. Folio 2.609-2.713. Microfilm

(12). Libro de visitas pastorales, 1952-2012, fol. 28. Archivo Parroquial de Villapalacios

 

 

 

 

 

v Volver a temas

Esta página es fruto de muchas horas de trabajo.
Su contenido está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual.
Si quieres usar esta información cítala correctamente, según las normas de publicación. Y si lo que quieres es utilizar alguna de las fotografías, contacta con el autor en: villapalacios@historiadevillapalacios.es