Historia de Villapalacios. Documentos. Bando sobre higiene pública de 1958

 

en el pilón de la plaza

Tres jóvenes cogen agua del pilar de la plaza en una imagen tomada posiblemente a finales de los años 50, coincidiendo con el bando promulgado por el Ayuntamiento.


sdsds A mediados del XX los efectos económicos de la Guerra Civil comienzan a desaparecer y la localidad vive un boom demográfico que le llevan a alcanzar las cifras más altas de población de toda su historia, un tema que analizaremos en otro capítulo de esta web. Sin embargo, el alto número de personas que viven en estos momentos en Villapalacios ocasionan problemas de abastecimiento y de salubridad. Es por esto que Robustiano Rodríguez Resta, que había tomado posesión el 15 de octubre de 1957 como nuevo alcalde, realiza un bando a principios del año siguiente, sobre higiene pública en el que pide a sus vecinos colaboración.

Hay que recordar que el agua tardaría bastantes años en llegar a las casas y por lo tanto las fuentes eran de uso compartido y que el tema higiénico era un tema comunitario. El alcalde Robustiano no duda en apelar al "espíritu cívico" de los suyos y, de forma muy sutil, les amenaza, en caso de no cumplir, con sanciones a los "contraventores". El empeño del alcalde es que Villapalacios sea un "pueblo limpio de impurezas materiales y morales adonde las virtudes superen a los egoísmos".

El efecto del bando de Robustiano Rodríguez fue grande y algunas de las recomendaciones que se hicieron en este bando siguen vivas. A diario son muchas las mujeres que barren y friegan la puerta de su casa.

 

 

"Bando municipal sobre higiene pública" (1958)
Archivo Municipal de Villapalacios

 

TRANSCRIPCIÓN:

Alcaldía de Villapalacios.

En este Año Nuevo de 1.958, y recién posesionado de la alcaldía quiero que llegue a todos mis convecinos mi cordial y sincera felicitación, unida al deseo de que el año que empieza sea para todos próspero y feliz, para lo cual debemos esforzarnos en merecer del Todopoderoso sus bendiciones, que no nos negará si nuestra conducta es como corresponde a un pueblo cristiano y laborioso.

Al propio tiempo quiero pediros vuestra colaboración para que nuestro pueblo se convierta en un pueblo ejemplar y puedan tomarlo como modelo los demás; para ello es necesario, entre otras cosas, que nuestras calles y plazas cambien su fisonomía cuidando cada uno de que su trozo sea el más limpio, no arrojando agua ni otra suciedades que produzcan un estado tan lamentable como el que actualmente presentan. Bien es verdad que por la falta de alcantarillado y pavimentación no pueden tener las calles el aspecto que para ellas deseamos, pero mientras se solucionan ambas cosas, para lo cual está muy interesado este Ayuntamiento, pueden con la buena voluntad del vecindario, si no quedar perfectas por lo menos limpias.-

Tanto como la limpieza de calles, os encarezco evitéis la utilización de las fuentes públicas para usos indebidos, tales como fregar en ellas recipientes domésticos ni cualquier otra cosa que contribuya a ensuciar las aguas.-

Asimismo debe evitarse que en las afueras de la población dejéis estiércol u otras inmundicias, que además de lo que afean al extrarradio son tan antihigiénicas y de mal gusto.-

Para lograr los fines que se enumeran y cuantos se planteen en el orden de la higiene, la moral y el embellecimiento del pueblo, me gustaría bastase esta recomendación y por ello apelo a vuestro espíritu cívico, que unido a un mínimo esfuerzo daría los resultados apetecidos.-

No lo dudo que así lo haréis y mi satisfacción sería no tener que utilizar medidas coercitivas para lograrlo, pero si a pesar de todo y contra el bien de la comunidad alguien se opusiera a los elevados fines que se pretenden, esta Alcaldía consciente de su deber se vería en la necesidad de sancionar a los contraventores.-

Para evitarlo comportaros como espero y en un esfuerzo común hagamos del nuestro un pueblo limpio de impurezas materiales y morales adonde las virtudes superen a los egoísmos para poder llamarnos con satisfacción dignos hijos de él y de España.-

Villapalacios 1º de Enero de 1958.-
EL ALCALDE











s Volver a documentos