Historia de Villapalacios. Documentos.
Pedro Collado Peralta, catedrático de Humanidad en Villapalacios (1619)


a La operación de digitalización y volcado a la red de gran parte de los fondos de bibliotecas y archivos que lleva a cabo el todopoderoso Google puede parecer, a los ojos de sus competidores, una operación poco loable. Para los que no tenemos más interés que disponer de la mayor cantidad de información posilbe a golpe de ratón, nos proporciona muchas sorpresas. Una de las últimas, es la relación de Pedro Collado Peralta, uno de los pedagogos y humanistas españoles más destacados del siglo XVII con la localidad de Villapalacios donde, al parecer, ejerció de Catedrático de Humanidades o "preceptor de letras humanas".

Son muy pocos los datos biográficos que conocemos de Pedro Collado Peralta, pedagogo y humanista nacido a finales del siglo XVI en la localidad de Villanueva de la Fuente, Ciudad Real, que en esos momentos vive una gran efervescencia económica y cultural. Su mini biografía lo sitúa en Alcaraz, como catedrático de Latín y Elocuencia desde el 10 de octubre de 1623 momento en que está documentada su boda. En 1630 publicó un tratado de Gramática en la editorial de Silvestre Esparsa de Valencia: Explanacion del libro qvarto del arte nuevo de gramática de Antonio [Antonio Nebrija].

El original de este texto se halla en Varia curiosidad, un tomo misceláneo muy conocido por los especilistas de Jiménez Patón, que se conserva en la Biblioteca Nacional (R/13210).

Autores como Abraham Madroñal Duran, en Aportaciones al estudio del maestro Jiménez Patón. Dos obras inéditas y casi desconocidas. (Criticón, 59, 1993), califican el libro de Collado como "obrita interesante, que defiende los estudios de Gramática en los pueblos, que se justifican por la gran cantidad de alumnos significativos que han salido de ellos". Al parecer, las tésis que defendía Collado sobre los estudios en las pequeñas localidades, acabó derrotada por la contraria de Pedro Fernández de Navarrete, que abogaba por suprimirlos, con lo que la enseñanza elemental y media se resintió.

En 1635 está documentado que Collado residió en Antequera (Málaga), donde fue, como en la ciudad de Albacete, catedrático de latín, hasta que falleció en el año 1641.

Como decíamos al comenzar, Google proporciona nuevos datos a diario. La cita que transcribímos a continuación aporta uno nuevo a la biografía de Collado y lo sitúa, alrededor del año 1621 en Villapalacios como catedratico de Humanidades. Pero no sabemos por qué, ni desde cuando.

Según la declaración apuntada, Pedro Collado se comprometía a que mientras estuviese en Villapalacios como "preceptor de letras humanas" explicaría la obra "Elocuencia Latina del maestro". Tras su declaración aparecen varios testigos, vecinos de Villapalacios en el siglo XVII, que si son más conocidos por aparecer en otros textos: Andres Lopez Osorio, Francisco Rubio y Cristóbal Rodríguez y el escribano Alonso Rodríguez. Lo que si deja claro este pequeño texto es, una vez más la relación entre nuestra localidad y la poderosa Villanueva de la Fuente y los localidades próximas de la cercana provincia de Ciudad Real.

x

 

a TRANSCRIPCIÓN:

"TESTIMONIO DEL CATEDRATIco de la Villa de Villapalacios.

En la villa de Villapalacios, ante mi Alonso Rodriguez escriuano publico del numero y ayuntamiento della, por su Magestad, y testigos infrascriptos, Pedro Collado Peralta Catedratico de humanidad en esta villa, parecio. Y dixo, que porque por experiencia à conocido ser de mucho prouecho a los professores de Eloquencia, assi Española como Latina, y sagrada, las, que à compuesto el Maestro Ximenez Paton Catedratico Della en Villanueva de los Infantes; de su libre y expontanea voluntad, porque sus discipulos participen de su doctrina, se obligaua, y obligò à que mientras en esta villa estuuiere ejerciendo el dicho oficio de preceptor de letras humanas, ò el cualquier otras partes, en cualquier tiempo explicara à sus oyentes la Eloquencia Latina del Maestro. Y para la dicha interpretación aplicara la sagrada, y española, por ser como glosa, las unas de las otras, y de su mismo autor, que es la declaracion mas cierta: y este declaro ser su animo y voluntad, y lo firmò, siendo testigos Andres Lopez Ossorio, Francisco Rubio, Christoual Rodriguez, vecinos desta villa, Pedro Collado Peralta. E yo Alonso Rodriguez escriuano publico, y del ayuntamiento desta villa de Villa Palacios, por el Rey nuestro señor, presente fuy a lo que dicho es, en fe dello fize mi signo en testimonio de verdad Alonso Rodriguez, sin derecho".


a COMENTARIO:

Elocuencia de Jimenez Patón


El Mercurius Trimegistus siue de triplici Eloquentia Sacra, Española, Romana, escrito por Bartolome Ximenez Paton en Baeza, provincia de Jaén, en el año 1621 es la consagración de este escritor. Todos los catedráticos de la región, desde Cuenca hasta Baeza, pasando por Ciudad Real y Albacete, firman sendos documentos por los cuales se comprometen a enseñar con ese libro. Entre ellos Collado, que estaba en Villapalacios.

La Junta de Catedráticos estaba formada por cinco individuos: dos de Ciudad Real, dos de Albacete y uno de Jaén:
Juan Iñigo Velasco, en Membrilla (Ciudad Real)
Gerónimo Lorenzo de Zúñiga, en Ciudad Real
Fernando Gollado Peralta, en Villapalacios (Albacete)
Juan Flores de Ordaz y Bustos, en Albacete
Pedro Arias, en Úbeda (Jaén)

Mientras que en el núcleo de eruditos, alumnos o con trato frecuente con el de Villanueva estuvieron otros catedráticos, como: Antonio Martínez de Miota, en Cuenca; P. Arroyo, en Almagro; Diego de Messa, en Segura de la Sierra; Caro y Cejudo, en Valdepeñas y Diego Tornel Mexís, en Beas del Segura, en la provincia de Jaén.

 

fff APUNTE: ¿Quién fue Bartolomé Jiménez Patón?

Nació el 15 de agosto de 1569 en la villa de Almedina, en el Campo de Montiel (Ciudad Real). Sus padres fueron Bartolomé Ximénez y Apolonia Fernández, mujer de buena posición que permitió a su hijo disfrutar de una posición desahogada. Estudió en el Colegio Imperial de los Jesuitas de Madrid, donde tuvo como compañero a Lope de Vega, y más tarde en la Universidad de Baeza. En 1597 estaba graduado en Artes y en 1598 era preceptor en Alcaraz, mientras se dedicaba a escribir comedias en el estilo de su amigo Lope. Eso le dio fama, porque el consistorio municipal le pedía su colaboración dramática en los festejos, lo que dificultó algo su pretensión de ordenarse, por lo que decidió abandonar la carrera eclesiástica y tomar esposa y regentar la cátedra de humanidades que Villanueva de los Infantes le había ofrecido y para la que fue contratado el 16 de agosto de 1600.

Fue notario del archivo de la Inquisición de Murcia y correo mayor de Villanueva de los Infantes. Comentó y tradujo los Epigramas de Marco Valerio Marcial y escribió diversas obras de gramática: Breves Institutiones de la Gramática Española (Baeza, 1614), compuesta para extranjeros que desean aprender la lengua y Epítome de la ortografía latina y castellana (Baeza, 1614). Publicó, además, el más importante manual de retórica de la época (Mercurius Trimegistus, sive de triplici eloquentia, 1621). Una parte del mismo es su Eloquencia española (Toledo, 1604). Además escribió diversos opúsculos: Discurso en favor del santo y loable estatuto de la limpieza de sangre (Granada, 1638); Reforma de trajes (1638), Proverbios concordados, El perfecto predicador (1612), Decente colocación de la Santa Cruz y Discurso de la langosta.

A los veinte años había escrito muchas poesías, comedias, autos y otras obras sueltas, divinas y humanas. Existe un documento del 18 de febrero de 1597 donde se reseña que vendió cuatro comedias escritas por él. Al año siguiente entregó dos autos sacramentales para ser representados en Alcaraz. Se conocen los títulos de cuatro comedias suyas que se han perdido: Comedia del Peregrino, Comedia del casamiento deshecho, Comedia de la Tugancilla princesa y Comedia de los amantes engañados. Fue preceptor del Conde de Villamediana.

Patón hizo algunas contribuciones notables a la filología hispánica. Quizá lo más interesante sea su observación sobre el seseo. El ceceo (cecear) existía desde el siglo XIII y tenía además las acepciones de "tartajear" y de "llamar a alguien con la interjección ce, ce". Sin embargo, del seseo no aparecen textos hasta el siglo XVII: en 1611 ó 1614 Bartolomé Jiménez Patón suministra la primera descripción conocida de sesear, pero aplica este verbo al hábito fonético de los valencianos (que pronuncian con /s'/ ápico-alveolar la c, ç) y lo contrapone al zezear de Sevilla. (Fuente Wikipedia y Universidad de Jaén).

 

 

 



a
Volver a documentos