Historia de Villapalacios. Documentos.
Viaje a Villapalacios de la revista Centauro en junio de 1925 ------------------------------------------------------------------

Dedicado a MIGUEL ÁNGEL MONTAÑÉS, que localizó esta publicación en internet y
que desde el primer momento se entusiasmó
con la realización de esta web
sobre la historia
de Villapalacios, la localidad que tanto amó *.



a La revista Centauro, fundada en Albacete en mayo de 1924, es uno de los pocos ejemplos de publicaciones culturales que tenemos de esta época sobre la ciudad y su provincia. Desde el primer número los responsables de la revista, inspirados en otras zonas españolas, intentan recoger mediante viajes por el territorio los encantos y las características más destacadas de los pueblos que visitan. Los primeros viajes se realizaron a poblaciones con mayor número de habitantes como Almansa, Chinchilla, Yeste, Elche de la Sierra o Hellín. Pero en el número 30, de diciembre de 1924, comienzan un recorrido por pueblos menores que recogen bajo el epígrafe 'Nuestros Viajes'.

A partir de ese número, y como si se tratara de una excursión, se cuenta lo que se ve, los encuentros con las personas, normalmente alcaldes, médicos o sacerdotes, de las poblaciones que se visitan, en un tono distendido y con un lenguaje sencillo. El Caballero de la X, que así firma las crónicas el que recorre la provincia de punta a punta, nos habla de su estancia en Ayna, que ya califica de 'Suiza Manchega', Jorquera, Tarazona (número 32, diciembre 1924), y ya en 1925 Villena, Totana, Cenizate (número 33, enero), Valdeganga, Casas de Juan Núñez, (número 35, también enero), Alcaraz y Vianos (número 37, febrero), Villamalea, Madrigueras y Tarazona de la Mancha (número 39, marzo), Alpera, Montealegre del Castillo y Fuenteálamo (número 41, abril), Ontur, Albatana, Tobarra y Motilleja (número 43, mayo), Carcelén, Alatoz, Minaya, Villagordo del Júcar, (número 45, mayo) y Lezuza, Villapalacios, Povedilla y Salobre en el número 46, correspondiente al mes de junio de 1925.

portada

Portada del número 46 de la revista Centauro, donde se publica la visita a Villapalacios, y precios de suscripción.

 

Los viajes se realizaron con un Ford, posiblemente un modelo T, conocido popularmente como "T" de los que Henry Ford popularizó por todo el mundo entre 1908 y 1927, y que El Caballero de la X llamaba, cariñosamente, "Forito", por no faltarle carácter: "ya que con inaudita presunción se daba importancia de poderoso Hispano con su ruidoso trapidar", escribía el caballero andante, en relación a los magníficos coches que construía por entonces la empresa Hispano Suiza. También le llama "latón", en varias ocasiones, como cuando llegaron a Ontur y aparcaron frente al casino o cuando tuvo que enfilar la empinada cuesta para subir al mismo Villapalacios: "el latón que sacando fuerzas de flaqueza logró salir airoso de su difícil cometido, gracias a su intrepidez".

 

Ford T
Ford T (con la capota plegada) parecido al que se utilizó para recorrer la provincia en 1924 y 1925.

 

Las andanzas de un lado a otro no debieron de ser muy placenteras, tal y como asegura el autor, por las condiciones de los caminos de entonces: "se lanza por la pésima carretera, catálogo completo de vaches (sic), relejes, piedra suelta y montones de barro; a trozos muestra las cunetas borrosas, como un desfilachado festón, hay momentos en que creemos se partirán los flejes, estallarán las cámaras...".

En cuanto a la revista Centauro, no sabemos si se publicaron más números, más allá del 46 que vio la luz en junio de 1925. En todo caso son los que se conservan digitalizados en la Biblioteca de la Universidad de Castilla La Mancha y los que podemos consultar. Veamos que se contó de Villapalacios y la importancia de las imágenes que se realizaron durante la visita y que se publicaron en ese número:



a Viaje de la revista Centauro a Villapalacios en 1925. Número 46, junio 1925. Sin paginar


"VILLAPALACIOS.
Al llegar a Villapalacios hicimos nuestra entrada por la empinada cuesta y por no existir carretera de entrada se vio en un apurado trance el latón que sacando fuerzas de flaqueza logró salir airoso de su difícil cometido, gracias a su intrepidez.
Fue nuestra primera visita para el culto médico don Arturo Pretel, joven, afable y simpático que con su esplendidez peculiar nos atendió y obsequió durante nuestra estancia, por lo que quedamos profundamente agradecidos y encantados de sus amabilidades.

Acompañados del señor Pretel visitamos a don Pedro Rodriguez Pajares, Alcalde de aquel pueblo, hombre enérgico, inteligente y laborioso y enemigo de figurar en política, que acepto el cargo imponiéndose su sacrificio, por amor a su pueblo desde el día 22 de febrero de 1924.

En nuestra charla nos dá cuenta del completo abandono en que encontró al Ayuntamiento al tomar posesión debido a la mala organización, pues la administración no estaba tan bien llevada como hoy.
En la actualidad aquel Municipio está al corriente de sus pagos, esto bastaría para elogiar una gestión, pero no es solo eso; una de las primeras mejoras, próxima a realizarse es la traída de aguas, suelo del vecindario, anhelo sentido desde hace 30 años que ha necesitado de un hombre ajeno a egoísmos personales que supiera despertar la conciencia del pueblo y conseguir su apoyo para llevarlo a la realidad.

Esta obra cuyo importe es de unas 80.000 pesetas, anteriormente, en 1919, intento una armonia borrando las viejas pasiones en beneficio el pueblo, tropezó con los arraigados egoísmos que la hicieron desistir de su noble propósito, que tiene la dicha de ver a punto de realizarse próximamente.

Tiene los proyectos de reformar el edificio del Ayuntamiento, la construcción de una carretera de entrada al pueblo ese la general, la urbanización tan necesarias en las calles por el antiguo abandono en que estuvieron.

El mayor deseo de este activo alcalde es ver inaugurado el nuevo servicio de aguas, el de San Pedro, mejora que tanto influiría en la salud pública, y es digno de elogio.

Al ir a despedirnos fuimos presentados al primer teniente de alcalde don Pedro Resta Resta, y a don Joaquín Polo Flórez.

Durante nuestra permanencia recorrimos la villa haciendo unas fotografías, complemento de esta información, de los lugares más interesantes y pintorescos.

El Caballero de la X".

 

fff COMENTARIO:

Como siempre los datos que proporcionan las descripciones y las crónicas son de gran valor para conocer cómo era Villapalacios en un pasado. En este caso comienza recordándonos lo difícil que era acceder desde la carretera, por no existir una conexión entre el núcleo urbano, situado sobre un montículo (y que luego se subsanó, como veremos en otro lugar). Es aquí donde loa al vehículo, que lo escribe casi con cualidades humanas.

Al llegar, la primera persona con la que los viajeron coinciden es con el médico Arturo Pretel Pérez, en posesión de su cargo desde el año 1922 (tras sustituir a Baltasar Díaz Camps, que dimitió por motivos de salud y que desempeñó el cargo entre 1916 y agosto de 1921) persona a la que describen como "joven, afable y simpático que con su esplendidez peculiar nos atendió y obsequió durante nuestra estancia, por lo que quedamos profundamente agradecidos y encantados de sus amabilidades". El médico los conduce hasta el alcalde Pedro Rodríguez Pajares, "hombre enérgico, inteligente y laborioso", aseguran.

Según recogen por escrito, Rodríguez había llegado a la alcaldía sin quererlo "enemigo de figurar en política", ya que aceptó el cargo "imponiéndose su sacrificio, por amor a su pueblo desde el día 22 de febrero de 1924". Coincidiendo esta fecha que se cita con la que nosotros tenemos en nuestro cuadro: relación de alcaldes de Villapalacios, si bien dos días después, que tuvo que ser cuando juró el cargo.

Según les cuenta a los visitantes el alcalde, esta localidad estaba totalmente abandonada cuando accedió al cargo, "debido a la mala organización, pues la aministración no estaba tan bien llevada como hoy". Hemos de hacer notar que el enigmático firmante de las crónicas no fue, por lo general, crítico con los lugares que visita ni con las personas que conoce. Al contrario, sus crónicas con siempre loas de todo lo que ve y de todas las personas con las que habla.

Asegura que "el Municipio está al corriente de sus pagos, esto bastaría para elogiar una gestión", algo de lo que, sin duda, tiene razón, a tenor de lo difícil que resulta conseguirlo hoy, por la situación econonómica actual.

Los planes más inmediatos de mejora del pueblo eran, según contaron al viajero las autoridades municipales, la "traída de aguas... anhelo sentido desde hace 30 años que ha necesitado de un hombre ajeno a egoísmos personales que supiera despertar la conciencia del pueblo y conseguir su apoyo para llevarlo a la realidad". Tras asegurar que la operación tendría un coste de 80.000 pesetas, aseguran que ya en 1919 se estuvo a punto de lograrlo "borrando las viejas pasiones en beneficio el pueblo, tropezó con los arraigados egoísmos que la hicieron desistir de su noble propósito, que tiene la dicha de ver a punto de realizarse próximamente". Algo que denota un conflictoen el municipio por este tema, y que anotamos para cuando tratemos este asunto en profundidad.

También explican que existe la idea de reformar el edificio del Ayuntamiento, pero no sabemos cuáles son sus planes, y, también, construir una carretera de entrada al pueblo, algo que les hubiera venido muy bien a viajeros como ellos. Por último hablan de la "urbanización tan necesarias en las calles por el antiguo abandono en que estuvieron".

Según se explica, el mayor deseo del nuevo alcalde es ver inaugurado el nuevo servicio de aguas, "el de San Pedro", seguro de que con ello se mejoraría la salud pública.

Antes de marcharse los viajeros conocen al primer teniente de alcalde, Pedro Resta Resta, y a Joaquín Polo Flórez. espués emprendieron rumbo a las localidades cercanas de Povedilla y al Salobre, donde pondrían fin a su periplo provincial.

Aparte de la importancia de los textos, la revista Centauro nos regala una joya: la publicación de algunas de las fotos que se hicieron durante esa jornada, y que, como ocurre con otras fotografías, se convierten, con el paso del tiempo, en auténticos documentos. SOLO EXISTE UN PROBLEMA: LA CALIDAD DE LAS MISMAS. No hemos conseguido hasta ahora, acceder a los originales o a la publicación original. Tan solo estas imágenes escaneadas de muy poca calidad, pero que no podemos dejar de mostrar aquí, prometiendo que en el momento que las tengamos las sustituiremos. Espero que lo perdonéis.

En una de ellas aparecen en aptitud calmada los tres miembros que integran la comisión municipal: Pedro Rodríguez Pajares en el centro, y a derecha e izquierda Pedro Resta Resta y Joaquín Polo Flórez. Esperemos que nos ayudéis para saber quién es quién.


Grupo municipal

En otra aparece el alcalde Pedro Rodríguez solo:


Alcalde

Pero lo interesante viene cuando retrata la calle, donde nos deja una serie de imágenes impagables:

Fachada 1925

Como esta en la que se ve la fachada de la iglesia con la entrada perfectamente conservada, con su tejadillo y la imagen del San Sebastian que la custodiaba y que permite asegurar que en junio de 1925 estaba intacta. O esta de abajo en laque se ve la tribuna renacentista de la iglesia en su anterior lugar, que también nos dice que en este momento era aquí donde estaba, al lado izquierdo de la puerta principal de la iglesia.

Tribuna 1925

Pero sin duda la mejor de las imágenes es la que da de la plaza mayor, que pese a que se publica invertida: la iglesia en el lado superior del Ayuntamiento, es un documento de primer orden. Como todos podemos ver, el Ayuntamiento era el anterior, con las tres arcadas de su planta baja y sin balcones, que también hemos visto en alguna imagen de la época. Pero lo que más nos llama la atención es la imagen de los paloteños en medio de su plaza, sin el pilón central que ahora la preside y la cruz superpuesta sobre la imagen que marca el lugar donde se ha de construir el pilón. El pie no deja dudas: Plaza de la villa y X sitio donde se instalará la primera fuente pública. O sea, que el pilón se construyó después de junio de 1925, si bien en esta fecha ya estaba decidido. Una mejora de la que ahora no somos conscientes, pero que tuvo que ser una auténtica revolución en Villapalacios.

Plaza 1925

 

 

 


* Sobre Miguel Ángel Montañés, fallecido el pasado 8 de diciembre de 2011, estamos preparando un tema sobre su corta pero intensa vida.

 

 

a Volver a documentos